(sin título)

Se me derriten las paredes de mi destino.

Alguna vez fui Dios
y os creé a todos
a mi imagen y semejanza,
y todos reíais
y caminabais
así como yo camino.

Y luego me destruí
pensando que también
os destruiría a vosotros.
Pero crecisteis,
y os reprodujisteis…

No tengo fuerzas para rendirme
hoy
no tengo ánimos para escalar
la mirada prejuiciosa de vuestras manos.
¿Cómo detener mi eco,
hoy?
¿Cómo suplicar
y sobre todo a quién
si soy yo la del pico y pala?
¿Alguien sabe la respuesta,
hoy?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s