El exterior

cabalgan sobre mi límpida tierra –
crines al viento-
la luz y el pasado.
Aún hoy no les espero.
Llegar a la glándula
y pulsar el botón
ejecutor. Órgano
de la explosión de las pieles.

Acudir al verso para encontrarse
-para no perderse-
un relámpago enciende
la noche. Un ruido
que tarda mil luces.
Aparece el hormigueo,
el sol mostrando su cara oculta
su trueno de dios del cielo
y la tierra,
mientras,
en súplica.
Un puñado de sal
para tapar el olor a invernadero.
Los ojos rápidos de infancia
atrapan el juego; de máscaras,
la sombra
los pozos,
cualquier lago
en el que lavar
mi tierra.

 

[Un sendero busca mar,
donde acabar su tristeza.
Fusiona un acantilado.
Gigante infancia.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s