Todo lo que sería si siguiera siendo yo (5)

El mundo es un sitio peligroso
al que no le tengo miedo.
Los domingos son los días tristes porque llevan
el nombre de mi padre escrito.
Las personas saben matar
mucho mejor que las armas
y cada día hay un ejército
y en mi pecho un campo
y mi hermano soldado.
La guerra siempre contra mí.

No me asusta el muro
porque aprendí a volar,
pero y qué.
No siempre te quiero
pero a mi sí,
porque si no quién.

Las niñas repetían una y otra vez
que no merecía trenzas
tampoco las quería,
me contaban secretos
y no los quería.
Me decían que niño.
Los niños me decían
que para mí el boliche rosa
la pelota rosa, el coche rosa
y yo siempre respondía que los libros.

Sé que yo estoy a salvo.
Pero no quiero hijos
si nacen aquí.

Anuncios

Todo lo que sería si siguiera siendo yo (4)

No todo está perdido, me dicen.

No tenéis ni idea
de lo que cuesta
entrar desnuda
en las conversaciones.

Competimos por ser
EL escritor,
EL poeta,
EL salvador
del mundo.

¡Alabados sean todos los gilipolllas
que llevo incrustados en mis grietas!
¡Alabadas las mujeres que llevo
ancladas a mis ingles!

Vamos a lavar
nuestras consciencias
en alcohol.

Me encantaría creer
que no todo está perdido.

Suelo enamorarme de casi todas
las personas que conozco.
El sol no me hace daño cuando sale.
La gente me come la energía.
La polea del pozo que extrae el petróleo que se agota.
Baila conmigo hasta agotarme.
Al final de la noche ya no nos queda nada.

Quizás deberíamos asumir
de una puta vez que sí,
todo está perdido,
bombardeemos el presente.

Volvamos a empezar de nuevo.

Todo lo que sería si siguiera siendo yo (3)

Al cerebro no le interesa la verdad.
La realidad siempre llega 1 segundo más tarde.
El cuerpo calloso se revela.

Una persona sin alegría deja de ser persona,
sin tristeza deja de ser persona.
Hay gente que siembra existencia aquí dentro.

La felicidad es la utopía en la que todos nos refugiamos
reservándonos el derecho de sentirla,
como si existiera.
Y perdemos horas en busca de horizontes predestinados
y no dormimos tranquilos sin saber
qué vamos a estar haciendo dentro de 5 años,
a quién vamos a estar amando dentro de 5 años.

El amor es la antesala a una sala de espera.
Yo sigo sin encontrarme
entre las cortinas.
Es la mercancía del ser humano
la moneda de cambio, la moneda de vuelta.
Yo no voy a venderme.
El amor me deja la boca seca.
Yo no voy a pagar.

Se esperan demasiadas cosas de mi
que sé
no voy
a ser
capaz
de cumplir
y da igual cuánto advierta,
cuánto demuestre,
cuánto insista
que me siguen mirando
con ojos de “haz un esfuerzo, por Dios”,
aún me siguen poniendo precio.

Al cerebro no le interesa la verdad.
La realidad siempre llega 1 segundo más tarde.

Todo lo que sería si siguiera siendo yo (2)

Cuando esto estalle va a salpicarlo todo.
A veces se me taponan los oídos y me oigo a mí misma
gritándole la culpa a ese hombre,
gritándole la culpa a esa mujer.
Siento sobre mis hombros el peso mudo
de toda una generación indeleble.

Yo no soy todo eso que sembraron
yo no soy vajilla, yo no soy mantel.

Queréis que sea yo misma
poniéndome una soga en el cuello
y haciendo como que salto.
Porque yo no saltaría…

Y no queréis ver que yo soy
quien se tira detrás de otro cualquiera
por un barranco
cualquiera.

Cuando esto estalle voy a inundarlo todo
de sangre y de tinta.
Quedarme sola
conmigo misma
es una ficción.
Nada más llegar a casa
me desabrocho el sostén
con la esperanza
de mitigar
la presión,
pero
continúa.

Espero con anhelo
tu bala
en el filo
de mi sien.

Todo lo que sería si siguiera siendo yo (1)

No me dejan pensar, ni elegir,
tengo yuxtapuestos todos los días
del resto de la vida
que me han ido planificando.
No tengo un momento
para saber quién soy
y encima han quitado todos
los espejos que había
en los lavabos.
¿A dónde voy?
La televisión hace demasiado ruido.
Tócate cuando haya silencio…
Estréchate el pecho en la intimidad
de los días que no estás viviendo.
¿Dónde estoy?
El teléfono no deja de vibrar.
¡Contéstate!
Cruzo la calle cuando
lo ordena el verde.
Respiro cuando la España
de charanga y pandereta
me invita a beber.
“¡pásame esa china, tron!”
Tengo los pies en el suelo,
otra vez,
condenándome a esta pena de vida
hasta la muerte.